storytelling en animacion

¿Por qué deberías contar tu historia en animación 2D?

Animación

Todos los días consumimos y contamos historias. Ya sea que le contemos a una amiga o amigo una anécdota divertida, o que seamos creadores, escritores, ilustradores, etc. Hay historias por todos lados en nuestro día a día, y cada una está contada a su manera y en su formato. El storytelling en animación es muy flexible, porque los límites son casi inexistentes; como diría Bob Esponja, el límite es tu imaginación. 

Créeme, no importa si lo que quieres es hacer una serie animada para niños o un drama telenovelesco para adultos; la animación es uno de los formatos más amigables, sencillos y bonitos para contar historias. 

No me malentiendas, contar una historia animada no es cosa fácil, al menos si quieres que tu historia tenga calidad. Necesitas saber cómo diseñar a tus personajes, aprovechar los recursos que te da este formato, y desde luego, conocer al menos lo básico en narrativa visual

Pero lo interesante de usar el formato animado, que es todo un arte por sí solo, es que te abre un mundo de posibilidades sin las complicaciones de una producción live-action

Aquí vamos a darte algunos motivos por los que deberías de considerar hacer tu proyecto en un formato animado para que decidas la mejor manera de contar tu historia. 

¿Por qué deberías contar tu historia en animación 2D

Cuenta absolutamente lo que quieras

Es el motivo más obvio, pero también el más importante. Pensemos en El rey león de 1994: la animación es bonita, colorida, divertida y suceden un montón de cosas que National Geographic no lograría filmar jamás. 

Para empezar, los animales están en situaciones de peligro que hacen latir el corazón de la audiencia por la narrativa y no por un verdadero temor de ver la cadena alimenticia en funcionamiento. Todos sabemos que las hienas no se iban a comer a Simba, Nala ni a Zazú, pero el ambiente tétrico del cementerio de elefantes mantuvo nuestra atención. 

También hay coreografías con 20 diferentes tipos de animales que en ocasiones cambian de color. “Quiero ya ser el rey” es una de las mejores secuencias musicales que Disney trajo a nuestra infancia. 

Además, los animales tienen cejas, así que pueden expresar las emociones de una manera en la que los seres humanos empaticemos. Escucharlos hablar y verlos gesticular palabras que sus mandíbulas no podrían gesticular en la vida real, no nos parece nada extraño. En cambio, la versión live-action de El rey león nos dejó muchísimo que desear, pues aunque también se utilizó la animación CGI, el hiperrealismo limita demasiado las emociones y movimientos de los animales. 

Y luego está la comedia corporal: con todo el estilo de Tom y Jerry, Zazú tiene estrellitas alrededor de la cabeza después de recibir un golpe… y es divertidísimo. Pero si vieras a un tucán real herido en el piso (suponiendo que no eres un psicópata) no había mucha comedia en esa escena. Todo esto es posible gracias a la magia de la animación.

Evita el Uncanny Valley

Para los que no estén familiarizados con este término, es una teoría de Masahiro Mori que explica el desagrado subconsciente que los seres humanos sentimos cuando vemos algo con rasgos humanoides imperfectos. 

Por ejemplo, ¿has visto esos robots con forma humana que están volviéndose populares en japón? Pues estos disparan ese sentimiento de uncanny valley en la mayoría de las personas. Esto es porque es un genuino intento por hacer que los robots se parezcan a los humanos, pero… como puedes ver en la imagen, hay algo que no cuadra. 

Lo mismo pasa con la animación en 3D. Es difícil contar una historia a través de los videojuegos porque es muy difícil hacer que los personajes y el escenario se vean reales. Llegar a las últimas remasterizaciones de The Last of Us o Resident Evil, tomó años y años de perfeccionamiento, y aún así, no todos pueden empatizar tan fácilmente con un videojuego. 

Claro que los videojuegos y las películas son muy diferentes. Un gran número de jugadores leales de Resident Evil evitan ver las películas animadas porque ver una película con muñecos que parecen humanos y jugar como ellos no les provoca el mismo sentimiento de empatía. 

Si vas a usar animación 3D debes de tener cuidado con el uncanny valley, algo en lo que Disney y Pixar son expertos. La combinación de una historia excelente con un diseño de personajes que resalte los rasgos de la personalidad, causan más empatía. 

La nariz grande y las facciones cuadradas de Carl Fredricksen en Up están muy lejos de asemejar la realidad, pero muestran visualmente su personalidad gruñona. Aunque está basado en un ser humano, sus facciones son exageradas, y a todos nos enternece su historia. 

Pero no todo el storytelling en animación tiene que ser una versión exagerada para toda la familia. Chico & Rita y Buñuel son dos películas en español con un tipo de animación más realista. Son películas para adultos con diseños de personajes más realistas.

Esto no quiere decir que sea una caricatura hiperrealista, obviamente, sigue siendo una animación después de todo; pero el diseño visual tiene rasgos proporcionados. Los personajes no tienen ojos gigantes al estilo anime, ni cabezas más grandes que los cuerpos al estilo Pixar. 

Quizá los personajes no son tan memorables como los de Disney, pero no hay ningún tipo de uncanny valley cuando vemos estas imágenes. Así que si tu historia es un drama dirigido a un público adulto, la animación 2D también es una gran opción. 

Explora la estética con libertad

¿Por qué deberías contar tu historia en animación 2D

Aunque la naturaleza nos puede dar imágenes hermosas, la animación es increíblemente flexible cuando se trata de crear escenarios. Y tu proyecto no tiene que ser como Cartas a Van Gogh, una película que se hizo cuadro por cuadro con pinturas hechas a mano y con todo el estilo del icónico pintor. 

Steven Universe es una de las series animadas que más han roto paradigmas en los últimos años. Tanto por los conflictos sociales que son parte importante de su historia, como por su estética. 

La mayoría de los equipos de animación son una combinación entre guionistas, diseñadores, dibujantes, etc. Un equipo completamente creativo en narrativa visual. La animación da la libertad de crear un estilo y un universo desde cero, no es necesario perseguir a la naturaleza para encontrar las tomas perfectas. La estética está en tu mente. 

Reduce valores de producción 

Quien diga que hacer animación 2D es barato, no está muy seguro de lo que habla. De manera profesional esto es muy subjetivo. 

Si comparamos Los increíbles con Avengers, Los increíbles fue una producción mucho más económica con un presupuesto de 92 millones de dólares contra 220 millones de dólares. Es decir, si quieres contar una historia llena de efectos especiales, escenas de acción y mucho movimiento, seguramente la animación será una de tus mejores opciones. 

Pero La princesa y el sapo costó 105 millones de dólares, un poco más que Los increíbles y definitivamente tiene menos complejidad en sus tomas. Los procesos de la animación 3D contra la animación 2D son demasiado variados como para afirmar que el 2D es mucho más económico. 

Pero claro, si tú eres un artista independiente con una computadora y un buen software de animación, ¡una película animada en 2D es la mejor opción para tu proyecto! No lo dudes más. 

Como artista independiente será infinitamente más económico para ti contar en animación 2D una historia que requiera efectos especiales o secuencias de acción. No quieres ni siquiera ponerte a pensar en pagar a los actores, locaciones, servicio de comida, transporte… ¡mucho menos equipo técnico que es carísimo! 

Nadie dice que hacer un proyecto animado sea muy económico, pero si los realizadores involucrados son un equipo chico, puedes sacrificar tiempo por presupuesto. Además, hay cientos de festivales de animación que tienen convocatorias para artistas como tú, chéca algunos en este link

Pero lo más importante cuando elijas el formato de tu proyecto, es que pienses en la narrativa. La animación podrá ser muy flexible, y ha demostrado que cualquier tipo de género y cualquier tipo de público pueden disfrutar de este formato. Pero hay historias que necesitan el live-action. 

¿Te imaginas películas como 1917, Children of Men o incluso Donnie Darko en animación? El live-action tiene la capacidad de poner al espectador dentro del realismo de la historia, algo que el storytelling en animación no puede lograr de la misma manera. Así que sólo considera, ¿cómo se cuenta mejor tu historia?