doblaje en animacion latinoamericana

¿Por qué se doblan las películas y series animadas?

Animación

La industria del doblaje y la actuación de voz es muy fuerte, especialmente en México, si hablamos de doblaje latino. Piensa en las mejores series animadas que has visto, Los Simpson, el anime, las caricaturas de Cartoon Network o Nickelodeon… ¡acéptalo! no serían lo que son si no fuera por el trabajo de los actores de doblaje. 

Muchas personas prefieren ver entretenimiento en su idioma original, al menos en las películas y series de acción viva; pero la diversidad de productos para todas las preferencias es importante. Por ejemplo, en el interior de la república es más común encontrar películas dobladas en lugar de sus versiones originales, lo que podría ser incómodo para muchos.

El doblaje mexicano llega a Disney

Y es que, la industria del doblaje en México, es una de las más fuertes a nivel Latinoamericano, pero muy poco valorada. Pensemos, por ejemplo, en Disney: el doblaje mexicano tuvo momentos bastante geniales y otros muy incómodos con Walt Disney Studios. 

Cuando Disney comenzó a doblar su primera película, Blancanieves y los siete enanitos (1937), utilizó a actores latinos de Estados Unidos que eran de diferentes partes del continente. Es decir, había acentos de chile, mole y pozole; el resultado fue muy extraño. Para su segunda película, Pinocho (1940), contrató a un estudio argentino. El problema fue que, estaba más que comprobado (y se siguió comprobando después) que la mayoría de Latinoamérica prefiere un acento neutro a uno de otro país; los argentinos hicieron su mejor esfuerzo para quitarse su acento pero… bueno, ya sabemos cómo terminó eso. 

Entonces, el actor Edmundo Santos, quien además era traductor, director y letrista, fue llamado para hacer la versión latina de “Estrella Azul”, la canción de Pinocho. Al mismo Walt Disney le gustó tanto, que Edmundo Santos fue el encargado de la realización del doblaje de Saludos Amigos en 1943.

A partir de ese momento, Disney continuó pidiendo doblajes mexicanos para sus películas, incluso le encargó a Santos que hiciera un redoblaje de algunos filmes como Blancanieves. ¡Fueron un éxito! Y si recuerdas, se seleccionaba a actores con experiencia en doblaje, o a actores excelentes del cine y la televición de la talla de Tin Tan o Evangelina Elizondo (pero más adelante tocaremos el tema de la selección de actores). 

Ahora, hablemos de La Cenicienta y La bella durmiente, que se doblaron en 1950 y en 1959, respectivamente. Si eres un millennial que tuvo la colección en VHS de Disney, te habrás dado cuenta de que los doblajes que escuchamos en la televisión y en formato físico ya no son los mismos. Esto es más notorio en las interpretaciones de la perversa madrastra de Cenicienta (Gloria Iturbe) y de Maléfica (Rosario Muñoz Ledo), que tenían unas voces impresionantes. Las actrices que hicieron el redoblaje son buenas, pero por supuesto que es muy difícil superar a las originales. 

La necesidad de redoblaje

El motivo del redoblaje fue que los actores en ese entonces firmaron un contrato para la distribución en cines de su trabajo. Cuando Disney comenzó a vender sus películas en formato físico, varios actores, especialmente la actriz Evangelina Elizondo (Cenicienta), demandaron a Disney para adquirir regalías. Disney, como te imaginarás, no aceptó y mandó a hacer redoblajes de todas esas películas con contratos muy específicos que no incluían regalías en cualquier tipo de distribución. 

Para la nueva generación que no conoció los VHS esto no fue para tanto… pero para los que crecimos con este formato, sí. No sólo hubo muchísima disconformidad por parte del público, sino que las versiones de VHS con el audio original aumentaron sus precios de manera absurda. En general, los VHS se venden para coleccionistas a precios altos, pero estas películas con el doblaje original pueden llegar a encontrarse hasta al doble que el resto. 

También han habido otros casos con cambio de actores en el doblaje que han dejado muy inconformes a muchos. Como Los Simpson, de por sí el público comenzó a decir cosas como “ya no son lo que eran antes” o “los mejores capítulos son los de hace varias temporadas”… y en eso Fox despide al reparto latinoamericano completo. Esto se debió a que los actores mexicanos querían liberarse de las exigencias de la ANDA, pues pensaban que Fox podría pagar sueldos más competitivos sin tener que pasarle su parte a esta asociación. Y claro… todos fueron reemplazados. Esto afectó muchísimo al rating del público latinoamericano que hasta la fecha prefiere seguir consumiendo los episodios antiguos. 

Una industria con preparación

Los actores de doblaje cuentan con una formación centrada en aspectos como la sincronización, el ritmo o la dicción. Aunque es cierto que han habido actores sin experiencia en doblaje que lo han hecho muy bien, es importante que las productoras exijan más que sólo fama para crear productos de calidad. Porque de otra manera, sólo se desprestigia más esta industria. 

La oferta de series se ha multiplicado en los últimos años, y es que algunas de las mejores series animadas pertenecen ahora a las plataformas de streaming, y sus catálogos son eternos. Pero no se ha traducido necesariamente en una mejora en la calidad del doblaje ni en los ingresos de los actores de doblaje.

Pero con este tipo de elecciones erróneas, ¿qué otra cosa se puede esperar?