anime mainstream

¿Qué es el anime mainstream?

Animación

Cuando se trata de animación japonesa, existen demasiados términos para seguirlos todos. Desde tipos de anime, niveles de fans, descripciones de personajes, en fin… 

Si eres nuevo en el mundo del anime, te recomendamos que cheques nuestra guía para principiantes. Aquí conocerás más sobre los principales animes, cuál es la diferencia entre anime y manga, y su impacto en occidente. También podrás conocer todo sobre la historia de la animación japonesa aquí

Pero si ya consumes este tipo de contenido, estamos seguros de que te habrás topado con un término que últimamente se lee mucho en internet: “mainstream anime”. Y si estás leyendo esto es porque quieres saber qué demonios significa eso. 

Pues bueno, aquí vamos a desmenuzar por qué los animes que ahora son mainstream solían ser aquellos que sólo consumían los otakus. 

El anime “mainstream”

Para empezar, hay que considerar que lo que suele llamarse “mainstream” es todo lo que es aceptado por la mayoría de la sociedad. Puede ser algo popular, algo que esté muy en uso, o una corriente de pensamiento con la que muchos se identifican. 

Hace mucho tiempo el anime solía ser un producto de nicho. Estamos hablando de hace 10 o 15 años, cuando para encontrar algún manga tenías que irte a tiendas muy especializadas en todo tipo de productos de anime. Pelucas, vestuarios, figuras coleccionables, accesorios, cartas, etc. 

Los otakus y cosplayers que visitaban estos lugares eran vistos como completos bichos raros (sí, aún más que ahora). Y para pertenecer a esta comunidad bastaba con que cualquier fan de Naruto, Dragon Ball o Sailor Moon, llevara las cosas un pasito más allá, como tener una figura de colección de alguna de estas series. 

Hoy en día, puedes encontrarte los mangas más mainstream en tiendas como Sanborns. La colección completa de Sailor Moon en manga está ahí, seguramente hasta podrás encontrar cartas Naruto Shippuden.

Ahora todos estos productos son “mainstream”. Los animes clásicos como los que ya mencionamos, o Evangelion, Ranma ½, todo lo que produce Ghibli, Inuyasha, en fin… todos son mainstream anime. Incluso sus mangas, pues son muy consumidos por fans de la animación japonesa. 

Por eso es común leer que alguien está pidiendo recomendaciones de anime y especificando “nada mainstream”. Es decir, nada popular. 

Anime a un “click” de distancia

Los fans del mainstream anime han aumentado tanto como la popularidad del K-Pop (¡mucho, por si no era obvio!). Los servicios como Netflix, Hulu, Crunchyroll y Amazon hacen muy accesible todos esos animes que antes no estaban ni siquiera doblados al español. Y ni siquiera hemos empezado con todo el contenido gratuito que está en YouTube. 

Pero no sólo eso, estas plataformas han encontrado un público que quiere más contenido, así que las plataformas de streaming están dedicando una considerable cantidad de su presupuesto a la producción de animación japonesa. Las exclusivas de Netflix como Devilman Crybaby aparecen en los feeds de casi todos, y las películas de Studio Ghibli se venden a cualquier coleccionista de cine. 

Sin embargo, es muy difícil hablar de este público como un nicho, porque en realidad no forman parte de un grupo. Hoy cualquiera puede ver animación japonesa, se consume de manera normal como las caricaturas. Y claro, la popularidad de los animes varía muchísimo según su demografía, gustos y las plataformas a las que podrían tener acceso.  

El fandom del anime puede abrir Google y hacer un par de búsquedas rápidas para tener acceso a series que hace 15 años eran oscuras, obras de autor, o historias que parecían ser demasiado bizarras. Ahora, todos estos animes amenazan con tener sus nuevas versiones, si no son como el genial reboot de Sailor Moon Crystal, son versiones en live-action como la película de Attack on Titan o la espantosa Death Note de Netflix. (¡¿En qué estabas pensando, Netflix?!)

De lo que sí estamos seguros, es que la animación japonesa ha tenido un gran impacto en occidente. Caricaturas como Evangelion o Sailor Moon han influenciado muchísimo las producciones que se crean de este lado del charco. Y es imposible pensar en la cultura pop sin incluir al anime. 

Los nuevos otakus

En 2020 la línea que divide a un fan de mainstream anime y a un otaku es mucho más borrosa de lo que era antes. Porque ya no se trata de acceder al material, de ir a la Frikiplaza (a la que todo tipo de público va al menos una vez, ¡acéptalo!), o de haber leído el manga de tus animes favoritos. Ni siquiera es cosa de hacer cosplay; los disfraces de personajes de anime en Halloween son un poco más comunes. Y ni hablemos de redes como Tik Tok…

Es un momento bastante interesante, todos miran lo que quieren y no por eso se les cataloga en un grupo. Una persona puede consumir una variedad de contenidos que hacen casi imposible categorizarlo en un nicho. Quizá depende del tiempo invertido en consumir este contenido específico. 

¿Cómo catalogarías a un otaku? ¿Por su conocimiento en animación japonesa? ¿Por su dedicación al cosplay? ¡Cuéntanos tu opinión en nuestras redes sociales!