Neon genesis evangelion

Los 7 episodios que definen “Neon Genesis Evangelion”

Anime y manga

Hace poco expresé el placer que es ver a tanta gente nueva encontrar algo que he adorado por muchos años. No porque nos dé la oportunidad de decir que éramos fans antes de que fuera cool—seamos justos, nunca fue ‘cool’—sino porque nos da la oportunidad de revivir y compartir ese algo tan especial. Ha sucedido mucho últimamente, pero en pocas instancias ha sido una experiencia tan agradable que con el renacimiento de una¡o de los mejores animes, de Neon Genesis Evangelion. No pun intended.

He estado viendo la serie de nuevo con mi novia (mi tercera o cuarta vez, su primera) esperando ansiosamente a llegar a la conclusión de la serie en The End of Evangelion—una película que ha estado dentro de mis tres favoritas desde que la vi por primera vez. Para mi agradable sorpresa, me di cuenta que los 24 episodios que preceden a la película son mucho mejores de lo que recordaba. Y los recordaba buenos.

Así, al volver a ver la serie, logré distinguir ciertos puntos donde ésta es puramente Evangelion; o sea, los episodios que, creo, hacen que esta serie sea, pues, Evangelion. Ya sea por ser puntos clave en la historia, por demostrar lo que hizo y aún hace especial esta historia, o más, los siguientes son los seis episodios que, en mi opinión, definen Neon Genesis Evangelion.

Para aclarar: estos no son los mejores episodios de la serie, sino los que mejor la representan.

Angel Attack / The Beast (episodios 1 y 2)

Shinji Evangelion

Haré trampa y pondré estos dos episodios en una misma muy obvia entrada. A través de este comienzo, conocemos a los personajes principales, los escenarios donde se llevará a cabo una gran parte de la serie, las dinámicas base y, por supuesto, nuestros amigos los Evangelions.

Como cualquier buen comienzo de una serie, también nos presenta uno de los misterios más importantes de la historia completa: ¿qué, exactamente, es un Eva y por qué Shinji debe pilotearlo? Dos preguntas que se explorarán durante casi cada episodio que estará por venir.

Asuka Strikes! (episodio 8)

Aunque para mí personalmente este no es un episodio particularmente fuerte, sin duda es uno de los más importantes gracias a la llegada algo tardía de Asuka Langley y su Evangelion Unit 02, así como el misterioso Kaji, quienes formarán parte central de la serie hasta su final.

La trama no avanza mucho fuera de algunos detalles que se cuentan en el fondo, pero la acción naval con Unit 02 es genial, y siempre pensé que hacía un excelente trabajo de mentirle a la audiencia en cuanto a la presentación de un personaje quien, poco a poco, veremos desmoronarse.

Both Of You, Dance Like You Want To Win! (episodio 9)

No tendría mucha duda en decir que el noveno episodio es mi favorito de la primera mitad de Evangelion por muchísimas razones. Primero, por establecer una nueva dinámica entre los personajes principales, incluyendo a Misato, Ritsuko y Rei—no solo a Shinji y Asuka.

Segundo, por darnos algunos de los últimos momentos de genuina comedia y levedad que veremos en la serie, la cual está en la cúspide de un cambio tonal monstruoso.

Tercero, por la secuencia de la batalla sincronizada; no solo es hermosa la música y la coreografía, sino que es genial ver a Shinji usar a su Eva 01 tan magistralmente. Pero lo más importante para mí es que, por primera vez, vemos los primeros destellos de la complejidad emocional que envuelve a los personajes. Este bien podría ser el episodio que más veces he visto.

Those Women Longed… (episodio 15)

Aunque generalmente marco el episodio 13 como el comienzo del declive emocional y tonal de Evangelion, es aquí cuando toma forma. Este episodio no está preocupado con escenas de acción ni Angels, sino con algo más grande: las relaciones tan frágiles que existen entre los personajes, las cuales jamás volverán a ser las mismas, por más que nos duela.

Aquí aprendemos más sobre la relación de Misato, Ritsuko y Kaji, sobre Asuka y Shinji, sobre la intriga política detrás de NERV y la enorme revelación de lo que se esconde dentro de Central Dogma.

Weaving A Story 2: Oral Stage (episodio 20)

La segunda mitad de Neon Genesis Evangelion es cuando la historia realmente toma forma, y se ha vuelto difícil escoger los episodios clave que la representan. Por más que me encantaría hablar de la escena donde Unit 01 despedaza a Unit 03, o el despertar de Unit 01 más tarde, es la secuela de esos eventos la que debo incluir.

Este es un episodio casi completamente introspectivo, donde vemos cómo Shinji experimenta una odisea a su propio interior tras ser consumido por su Evangelion. Al mismo tiempo, vemos desde afuera el espiral por el que cae Misato al creer que había perdido a Shinji para siempre.

La aventura dentro del Eva 01 es una representación perfecta de la manera tan poco sutil—pero tan Evangelion—en la que esta historia explora a sus personajes. 

He was aware he was still a child (episodio 21)

El arco final de Neon Genesis Evangelion es demasiado pesado narrativa y emocionalmente para su propio bien. Durante este flashback extendido, aprendemos muchísimo sobre el Second Impact, el nacimiento de Gehrin y después NERV, la misteriosa aparición de Rei, la madre de Ritsuko, la relación de Gendo y su difunta esposa, y mucho más.

Ah, y también aprendemos todo lo podrido que tuvo que suceder para que la historia llegue a donde está en el presente. Los últimos minutos de este episodio tienen tres beats extremadamente dramáticos separados por meros minutos. Es de esos episodios que te hacen sentir sucio al terminarlos.

Rei III (episodio 23)

Ningún episodio de Neon Genesis Evangelion se aproxima al absoluto poder que tiene la conclusión, The End of Evangelion—pero “Rei III” se acerca mucho. Lo más interesante de este episodio, el cual cuenta también con una cantidad monstruosa de revelaciones shockeantes, es que comienza como cualquier otro.

Lo que se desencadena una vez que descubrimos que el Armisael no es como los demás Angels, y el aparente precio que hay que pagar para destruirlo, es lo que nos lleva al acto final de Neon Genesis Evangelion. Para este punto, ver la serie se vuelve una carga emocional difícil de soportar.

The Beginning and the End (episodio 24)

Siempre he tenido problema con la llegada de un personaje tan importante como Kaworu tan cerca del final, quitándole casi toda la oportunidad de desarrollarse. Pero a pesar del poco tiempo que Kaworu tiene un rol en Neon Genesis Evengelion, es imposible negar su impacto.

La llegada de Kaworu no es nada más una trama nueva, sino una forma nueva para que Shinji se cuestione toda su existencia. El gran giro no tiene el punch que pudo tener—de nuevo, gracias a las prisas—pero sigue siendo un golpe a un corazón ya debilitado (¿estoy hablando de Shinji, o la audiencia?).

Ah, y jamás olvidaré la batalla de los dos Evangelions en Central Dogma mientras Beethoven retumba en el fondo. El desgarrador final de este episodio parecería ser el momento más bajo de la historia, pero solo es el comienzo de su momento más grande—y oscuro—The End of Evangelion.


Notarán que deliberadamente estoy ignorando los episodios 25 y 26. Yo soy de la escuela de pensamiento que asegura que es el mismo final que vemos en The End of Evangelion, pero narrado en un campo introspectivo (me gusta pensar que son algo así como escenas borradas).

Aún hay muchísimo de qué hablar sobre esta fantástica serie que, de nuevo, resultó ser aún mejor de lo que recordaba tras muchísimos años de no verla. Por ahora, ¿qué opinan? ¿Creen que algún otro episodio representa mejor la esencia de Neon Genesis Evangelion?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *