dune

Dune: una de las mejores películas que no se hizo, vuelve

Cine y series

Recientemente, la nueva adaptación de Dune, dirigida por Denis Villeneuve, ha recibido mucha atención. Quizá tiene que ver con su elenco de primera, que incluye a Timothée Chalamet. O quizá es por el hecho de que la novela, escrita por Frank Herbert, es sumamente complicada de adaptar, así que cualquier intento es una osadía. 

Para muestra, la adaptación cancelada de Alejandro Jodorowsky; fue tan complicado el proceso de pre-producción, que se realizó un documental sobre este. También es cierto que David Lynch sí hizo una película, sin embargo, su versión de Dune de 1984, recibió pésimas críticas.   

Dune, se convirtió en un best-seller mundial de ciencia ficción, juntando y aumentando su fandom. Por todo esto, Villeneuve tiene sobre su espalda la enorme carga de las altas expectativas que este proyecto genera. Pero mientras esperamos el estreno de su película, te contamos un poco sobre estas adaptaciones:

Dune de Alejandro Jodorowsky

En 1975, Jodorowsky anunció su adaptación de Dune producida por un consorcio francés que recientemente había adquirido los derechos para la película. Jodorowsky logró agregar al equipo a artistas como Chris Foss, H.R. Giger, Dan O’Bannon, Moebius, Mick Jagger, Salvador Dalí, Orson Welles, Gloria Swanson, entre otros. El grupo era envidiable para cualquier producción artística. 

El proyecto estaba pensado para ser una película de 14 horas (sí, lo escribimos bien) con música de Pink Floyd. Toda una experiencia cinematográfica para expandir la mente con LSD, tal como la describió el director. Con esto, se aseguraría de que la película le haga justicia a la novela de Frank Herbert.

Jodorowsky logró recaudar una parte del dinero para comenzar la pre-producción y el guion; sin embargo, necesitaba un estudio grande que invirtiera en un proyecto de esa magnitud. Herbert mencionó su sorpresa en varias entrevistas al ver un guion del tamaño de una guía telefónica que costó $2 millones de dólares del presupuesto de $9.5 millones, muy poco para las ambiciones de Jodorowsky. El director se dio cuenta de esto demasiado tarde, no logró recaudar más dinero para continuar el proyecto, y mucho menos pudo conseguir el interés de algún estudio. 

Aún así, todo el material que se realizó en la pre-producción, sirvió para el documental Jodorowsky’s Dune, en donde se habla de la carrera del director y las complicaciones para realizar su proyecto soñado. Ve el trailer aquí:

De acuerdo con declaraciones de Jodorowsky, “El proyecto fue saboteado en Hollywood. Era una película francesa y no americana. Su mensaje no era suficiente para Hollywood. Había intrigas, saqueos. El story-board circuló por los grandes estudios. Más adelante, el estilo visual de Star Wars se asemejó a nuestro estilo. Para hacer Alien, invitaron a Moebius, Foss, Giger, O’Bannon, etc.” 

Así fue como concluyó el intento por hacer una de las películas más complicadas de la historia del cine. Sin embargo, aún tenemos algunos story-boards realizados por Moebius como recuerdo:

Dune de David Lynch

Dune fue la tercer película de Lynch después de tener un excelente debut con Eraserhead (1977) y después de posicionarse como un director prometedor con The Elephant Man (1980). También, obtuvo mucha atención de la prensa porque Dune fue la película por la que Lynch rechazó dirigir la ambicionada El retorno del Jedi, parte de la exitosa saga de George Lucas. Si le sumamos el alboroto que Jodorowsky causó con la cancelación de su película, las expectativas eran bastante altas para la adaptación de este director. 

David Lynch, tampoco fue la primer opción de Dune; el productor Dino de Laurentiis quería a Ridley Scott para dirigir esta película, pero Scott insistía en hacerla una película de dos horas, lo que no funcionaba con los planes de Laurentiis. Finalmente, Scott se fue a trabajar en Blade Runner, mientras que el productor decidió ofrecer la película a Lynch.

La película fue una superproducción de 80 sets y un equipo de 1.700 personas; el guion le tomó 6 borradores y 6 meses a Lynch; y el rodaje se llevó a cabo en México. Este fue un proyecto muy alejado de la experiencia de Lynch, a pesar de que la estética del libro y la narrativa entran en el imaginario de su estilo, la realidad es que el director suele acomodarse mejor en producciones más pequeñas e independientes. 

En la versión de Lynch, Kyle MacLachlan protagonizó la película como Paul Atreides. El enfoque de la película y de su protagonista (lo que recibió pésimas opiniones de la crítica) fue un acercamiento psicológico y bastante onírico de la historia de “el héroe elegido para salvar a todos”. La gente se quejó de ser una historia demasiado complicada para entender, y la crítica menospreció la película que se esperaba con un tono mucho más épico y menos surreal. 

Afortunadamente, Lynch volvió a levantar su carrera con Blue Velvet (1986).

Dune de Denis Villevenue

Las recientes imágenes publicadas de Dune, convirtieron a esta película en una de las más esperadas del año. No sólo porque a los fans les agradó mucho el diseño de producción (hasta donde se puede ver), a diferencia de la versión de Lynch. Pero también, hay que aplaudirle a la producción de Dune por seleccionar a un elenco tan bueno: Timothée Chalamet como Paul, Oscar Isaac, Josh Brolin, Javier Bardem, Zendaya, Stellan Skarsgard, Rebecca Ferguson y Jason Momoa. 

Queda claro que esta producción de Warner es grande, y está preparada para atrapar al público que espera un cast popular pero de calidad. Y es que Denis Villevenue viene de hacer Arrival (2016) y Blade Runner 2049 (2017), así que Dune tiene que estar a la altura. 

¿Pero qué hay del guion? Después de todo, ese fue uno de los grandes problemas tanto de Jodorowsky como de Lynch. Los encargados del guion son Eric Roth (El curioso caso de Benjamin Button, 2008), Jon Spaihts (Prometheus, 2012) y el mismo Denis Villeneuve, que suele involucrarse bastante en los guiones de sus películas. 

Villeneuve decidió dividir la película en 2 para no tener que cortar nada importante de la novela de Herbert, a lo que Warner accedió pensando en convertir a Dune en una saga más larga dependiendo de su éxito. Además, en entrevista con Vanity Fair, el director dijo que cambió a algunos personajes que son “obsoletos” para que se identificaran mejor con la ideología de nuestros tiempos. 

Comenzando por el personaje de Rebecca Ferguson, Lady Jessica, que en la novela no tiene un papel muy activo más que para producir al héroe de la historia. Villeneuve decidió darle una voz más importante al convertirla también en la entrenadora (y a veces defensora) de Paul. 

Otro cambio relevante en los personajes, es el del ecologista Dr. Liet Kynes. Villeneuve decidió volver su adaptación mucho más inclusiva al darle el papel a Sharon Duncan-Brewster, convirtiendo al Dr. en un hombre de color. 

Esta película se estrenará el 18 de diciembre de 2020, si la contingencia no cambia las cosas. Fuera de eso, no hay más información sobre esta adaptación, sin embargo, todo parece indicar que está muy lejos de convertirse en una película reflexiva como la de David Lynch, mucho menos en una experiencia psicodélica como la versión de Jodorowsky. Es probable que esta adaptación apunte a las grandes producciones de Hollywood de la talla de Star Wars o la saga Alien.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *