The Rise of Skywalker: lo que queda cuando arrancas el corazón de Star Wars

The Rise of Skywalker: lo que queda cuando arrancas el corazón de Star Wars

Cine y series

Advertencia – Esta pieza contiene spoilers sobre The Rise of Skywalker

La trilogía original de Star Wars es un “Hero’s Journey” hecho y derecho, una saga de las mejores películas, estructuralmente clásica sobre la lucha entre el bien y el mal. Tendrá sus detalles, pero en su corazón es una historia sobre el ascenso de un héroe: Luke Skywalker. 

The Rise of Skywalker: lo que  queda cuando arrancas el corazón de Star Wars

Las precuelas son la misma historia, pero sin un final feliz. El corazón de esas películas es la tragedia de Anakin Skywalker, el héroe de la Galaxia que terminará transformado en uno de los más grandes villanos: Darth Vader.

Aunque en las películas anteriores aun existen los Jedi y los Sith, las representaciones arquetípicas del bien y el mal de este universo, también se comenzaron a presentar temas un poco más grises o moralmente complejos. Asuntos como la transformación de una República a una Dictadura o la manera en la que la inflexibilidad del culto Jedi es en parte lo que empuja a Anakin al lado oscuro. Al ser de naturaleza trágica también intentan ser un poco más ambiciosas en las problemáticas morales que presentan. 

La inconsistencia de la Saga de Skywalker

Por último, tenemos las nuevas películas. ¿De qué tratan? ¿Cuál es el corazón de las secuelas cuando las analizamos como una unidad? En realidad no teníamos una respuesta, hasta ahora. El estreno de Rise of Skywalker cierra esta trilogía y además el arco de nueve películas que Disney está denominando como “La Saga de Skywalker” ¿De qué trató? ¿Cuál fue el punto de todo esto? 

No hubo. 

Esa fue la tesis de la película de Rise of Skywalker, nada significa nada. Ni siquiera es una tesis intencional, no es un “nada significa nada” similar al Nihilismo Optimista de NieR: Autómata, es un “nada significa nada” por que no lo intentamos. 

No es que The Force Awakens o The Last Jedi no lo hayan intentado, esas dos películas tienen corazón, tenían una tesis. El problema con The Rise of Skywalker es que al ser la conclusión de esta nueva trilogía tiene la capacidad de recontextualizar las dos películas que le antecedieron y la manera en la que lo hace es simplemente ignorándolas.  

Tomemos un paso hacia atrás y veamos esas películas de manera independiente. The Force Awakens tenía una misión muy clara, introducirnos una vez más al universo de Star Wars. Su misión, la cumplió con creces, The Force Awakens nos dio un nuevo grupo de héroes, un nuevo conflicto y nuevos villanos, pero más que nada nos recordó una cosa: el Universo de Star Wars es increíble.  

Luego vino The Last Jedi, una obra valiente que hace un sinfín de argumentos: “Las personas y sus decisiones son más importantes que cualquier objeto” “Protege lo que amas en lugar de luchar contra lo que odias” “Mata al pasado” “Tus acciones y no tu pasado son lo que te definen” y en mi opinión, el más importante de todos: “Cualquiera puede ser un héroe”.

Ahí es donde J.J. Abrams y Chris Terrio toman la batuta en Rise of Skywalker, una película que al final del día no tiene nada para decir y peor aún, agrede las tesis de las dos películas anteriores. Esta es una película que tiene prisa, prisa por desmantelar todo lo establecido en The Last Jedi y prisa por terminar su propia historia. The Rise of Skywalker se termina sintiendo como dos películas en una.  

Más que una película con una narrativa coherente se siente como una atracción de parque de diversiones. Abrams y Terrio saltan de planeta en planeta, introduciendo nuevos personajes y nuevos McGuffins tan rápido que es imposible llegar a sentir tensión o algo más que un fondo sobre el que operan nuestros héroes.

Si The Last Jedi se trata sobre la importancia que tienen las personas por sobre los objetos, The Rise of Skywalker una vez más pone por encima la iconografía vacía de objetos reconocibles de la saga por sobre los personajes. Esto lo hace no solo con los objetos y las locaciones, pero también con las frases y los momentos. 

Fan service, fan service, fan service

Fácilmente The Rise of Skywalker se puede interpretar como “Entendí esa referencia: La película”. Pareciera que Terrio y Abrams, en su afán de complacer iniciaron su proceso con una lista de referencias que tenían que poner en la película y a partir de ahí comenzaron a escribir. 

El “Tengo un mal presentimiento”, el disfraz de Lando, la medalla que le dan a Chewbacca (¿la estaban guardando desde el final del Ep. IV para cuando hiciera algo digno?), Luke levanta el X-Wing igual que Yoda, “El arma de un Jedi merece más respeto”, Kylo ahorca a un oficial igual que Vader, “El lado oscuro de la fuerza es un camino a habilidades que muchos consideran anti-naturales”, ¡La casa de Luke en Tatooine!, podría seguir pero creo que el punto está claro. 

Nada en esta vida es gratis y este festival de referencias lo pagan los personajes, Rose Tico fue completamente desperdiciada, ninguno de los nuevos personajes tiene un arco o un propósito como en su momento Tico lo tuvo en TLJ, Hux se desperdicia de igual o peor manera que Tico y peor aún, nuestros personajes principales sufren de regresiones en su arco emocional. 

The Rise of Skywalker: lo que  queda cuando arrancas el corazón de Star Wars
Star Wars Episode IX: The Rise of Skywalker screen grab CR: Lucasfilm

El problema con Poe y Finn

En The Last Jedi Poe aprendió sobre el peso de la responsabilidad que va en los hombros de un líder militar, en TRoS Poe toma decisiones porque tiene “presentimientos”, efectivamente anulando su crecimiento en TLJ. Además, de que en las novelas y cómics el pasado de Poe como peleador de la resistencia e hijo de dos héroes de la rebelión estaba muy bien definido, TRoS ignora eso por completo para darle un pasado más similar al de Han Solo sin ninguna razón aparente. 

Finn es el único de nuestros cuatro protagonistas que mantiene su crecimiento ya que su arco en TLJ trató sobre su crecimiento hacia un verdadero miembro de la resistencia. Lo que se queda de lado es el tema del trauma que vivió como Stormtrooper de la Primera Orden, a pesar de que se le da la oportunidad de explorarlo al conectar con quienes compartían su pasado y al igual que Poe no parece estar preparado para la posición de liderazgo a la que se le lanza, ejemplo de ello es la manera en la que no comparte sus planes de atacar a los Star Destroyers con los “caballos” de sus compañeros Storm Troopers. 

Ben/ Kylo Ren

Kylo Ren o Ben Solo es alguien a quien la película deja muy mal parado. Su arco de redención es algo que se veía venir desde Force Awakens, pero la manera en la que TRoS lo plantea no encaja con el arco que el personaje tuvo en las últimas dos películas y mucho menos con el que le plantearon en esta última.

¿Qué necesitaba Kylo para transformarse en Ben? ¿El perdón de su padre? ¿La aceptación de Rey? ¿El perdón de su madre? Al final Ben se sacrifica para salvar a Rey y desaparece, pero su sacrificio se siente insignificante ya que después de ese momento no hay ni una mención de su personaje. Ni siquiera como un fantasma de la Fuerza en los últimos momentos de la película. ¿Por qué Ben no estaba acompañando a su mamá y a su tío a despedirse de Rey? Parece que a Abrams y a Terrio no les pareció un personaje lo suficientemente importante como para responder esa pregunta. 

Rey «Skywalker»

Por último, hablemos de Rey. Al finalizar TLJ Rey había aceptado su pasado y su futuro. Su pasado, el de la hija de una don nadie. Su futuro, el que ella tendría que construir por ella misma libre de cualquier legado. Recordemos una de las tesis de TLJ “Cualquiera puede ser un héroe”, pero al iniciar TRoS se establece el nuevo canon, Rey en realidad es una Palpatine.

Si TLJ le dijo “mata al pasado” TRoS ahora le dice “Eso era broma, en realidad tu pasado te define”. Si en alguna capacidad esta revelación hubiera llevado al personaje a través de un arco emocional interesante, tal vez hubiera valido la pena anular su arco en TLJ, pero tristemente esto no lleva a ningún lugar.

En algún momento llegué a pensar que tal vez el Rise of Skywalker del título se iba a referir a Ben Solo Skywalker y su redención, pero en los últimos momentos de la película una mujer le pregunta a Rey su nombre y ella responde “Rey Skywalker”. 

Era completamente innecesario que Rey fuera una Palpatine para hacer que su personaje llegará a autodefinirse como una Skywalker, esta es una conclusión a la que se pudo haber llegado sin problemas desde la posición en la que Rey terminó TLJ. 

El pasado no está muerto

Esta falta de atención al crecimiento de los personajes pareciera que fue producto del exceso de atención que Abrams y Terrio le pusieron a la carga de referencias que tiene la película y en lo personal creo que es una decisión en la que tanto Star Wars como la audiencia salimos perdiendo. 

The Rise of Skywalker termina la saga de Skywalker como la inició, con un “Skywalker” mirando los dos soles de Tatooine. El pasado no está muerto, está más vivo que nunca. 

¿Qué significa eso? Nada, el legado de TRoS es el de arrebatarle todo significado a lo que vino antes y esa es una tragedia más grande que la de Anakin Skywalker o la de Darth Plagueis.

El pasado no puede morir, Star Wars no puede cambiar porque al final del día Star Wars es producto de una corporación y su única misión es la de ser monetizable.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.