comics de terror

Bill Gaines y la época dorada de los cómics de terror

Cómics

Dependiendo de a quién le preguntes, el género de horror en los cómics surgió con un personaje o una serie regular en específico. Dr. Occult -una mezcla entre Dick Tracy y el futuro personaje de DC Comics, John Constantine, hizo su debut en DC New Fun Comics # 6-.  EerieSuspense Comics fueron antologías de historias de terror exclusivamente y se publicaron en la década de 1940. Pero fue Adventures of the Unknown el primer cómic de terror que siguió un plan de publicación mensual y que corrió durante casi 20 años.

Sin embargo, fueron los cómics de terror de EC los que definirían la forma en que se entenderían y reconocerían los cómics para siempre. Los cómics como medio, y los cómics de terror como género le deben su existencia a EC Comics, de William Gaines.

Adventures of the Unknown

El primer número de este cómic fue escrito por Frank Belknap Long. Belknap Long era un escritor de novelas de terror, bastante consolidado, con 30 novelas y 11 colecciones de cuentos a su nombre. Además eragran amigo del famoso H.P. Lovecraft.

El primer número de  Adventures of the Unknown contó con las historias The Werewolf Strikes, The Living Ghost, It Walked By Night y Haunted House, con el arte  de Fred Guardineer. También incluyó una adaptación abreviada de siete páginas de la novela gótica seminal de Horace Walpole El castillo de Otranto, de un escritor y artista desconocido, Al Ulmer. 

EC Comics

EC Comics, conocida al principio como Educational Comics, fue fundada por Max Gaines. Max Gaines fue uno de los pioneros de los cómics con el proto-cómic Funnies on Parade de Eastern Color Printing y con Famous Funnies: A Carnival of Comics. Fue cambien editor de la compañía de cómics All-American Publications. Cuando esa compañía se fusionó con DC Comics en 1944, Gaines comenzó su nueva compañía con un plan para comercializar cómics sobre ciencia, historia y la Biblia en escuelas e iglesias. Sorprendente, su enfoque educativo no tuvo mucho éxito, mucho menos en un mercado que se había hecho mainstream gracias al entonces creciente y nuevo género de los súperheroes. 

Gaines murió en un accidente de bote y su hijo William, entonces de 25 años, tuvo que tomar las riendas de una editorial que estaba en bancarota.

EC Comics, de William Gaines.

Aunque la historia lo recordará por la famosa revista Mad, y el impacto que tuvo para la cultura popular, sin William Gaines los cómics de terror no serían lo que son ahora. Gaines heredó DC Comics y le dio un giro de 360 grados cuando decidió enfocarse en el género del terror.

Su trío de cómics de terror de 1950-1955, Tales from the Crypt, The Vault of Horror y The Haunt of Fear, inspiraron  carreras de grandes escritores de diferentes industrias; t desde Stephen Spielberg hasta Stephen King. 

Comentario social

Los años de gloria de EC fueron 1950-1955. Los cómics de terror de EC abrieron la puerta a un mundo donde las hachas rara vez se usaban para cortar madera, los dibujos eran sangrientos y los muertos siempre volvían. Pero no todo era sangre y violencia, los cómics de terror usualmente se utilizaban para abordar problemas sociales de la época (aunque algunos números son risiblemente vigentes en la actualidad) como la guerra, el racismo y el rol de las mujeres en la sociedad. 

El valor del arte

Pero los cómics de terror que EC introdujo al mercado no resaltaban exclusivamente por el contenido, sino por el arte. EC cómics, William Gaines, ayudó mucho a darles el reconocimiento -y libertad creativa- a los artistas de los cómics. A diferencia de muchas editoriales de la época, DC Comics incluida, EC permitía a los artistas dibujar lo que ellos quisieran. No solo eso, los artistas eran acreditados por su participación -en una época en la que no tenían poder sobre sus obras-, eran remunerados e incluso recibían regalías si el número se vendía bien.

También ayudó a cimentar una simbiosis entre artista y escritor. i un escritor en particular sobresalía en algo, fueran los personajes, la ambientación, o cualquier otro elemento, se contactaba a artistas que eran buenos dibujando ese aspecto. Gaines se esforzó por crear una continuidad un renombre para sus artistas, sabía que la conexión emocional con los ellos generaría lealtad de parte de los consumidores. Y estaba completamente en lo correcto.

Horror Host

A Gaines también le debemos la introducción del Horror Host como personaje a los cómics. Todo el mundo sabe quién es el Guardián de la Cripta (la momia o calavera horrorosa que podías encontrar en la serie de la televisión adaptada de Cuentos de la Cripta). Tomando este personaje de los programas de radio e introduciéndolo a los cómics, la editorial de Gaines dio vida a múltiples variantes como Uncle Creepy, Dr. Death, Drusilla, Sabrina Spellman, Vampirella, Baron Werewolf…por nombrar algunos. Muchos de estos hosts se convirtieron personajes del universo que Neil Gaiman creó para Sandman.

Cuando los cómics eran peores que Hitler

La década de 1950 también dio origen a la palabra adolescente y con ella vino el miedo a la delincuencia juvenil. Cuando los jóvenes se salen de control siempre hay un constante culpable: el entretenimiento (y las expresiones artísticas detrás de esa industria). En los 50, la guerra se declaró a los cómics. Al frente de la cruzada estaba el Dr. Frederic Wertham, un psiquiatra que testificó que «Hitler era un principiante en comparación con la industria del cómic» en el Subcomité del Senado de los Estados Unidos sobre Delincuencia Juvenil.

En esta lucha, Gaines también estuvo al frente de la defensa de los cómics, pero a pesar de sus buenas intenciones, su estrategia no fue la mejor. Gaines declaró que los cómics eran simples historias de moralidad que siempre veían al criminal recibiendo su merecido. Además, habló sobre cómo la delincuencia juvenil era un tema mucho más complejo influenciado por muchos factores, no por los cómics. 

Aunque el comité no encontró conexión entre los cómics y la delincuencia, la guerra de Wertham hacia los cómics (particularmente los de terror) terminó con el Senado imponiendo la regulación en la industria.  La regulación asustó demasiado a los distribuidores que por evitar problemas dejaron de vender cómics de terror. 

Después de la pública confrontación con Wertham, EC quedó derrotado. En un abrir y cerrar de ojos su icónica marca de cómics de terror, la cual definió una época, desapareció. Pero su legado vive y hoy más que en cualquier día, podemos agradecer lo que William Gaines creó, especialmente para los fanáticos del terror.