continuidad en los comics

Cómics: el enigma de la continuidad

Cómics

Si una historia es más grande que un solo número, entonces estamos hablando de continuidad. Los mejores cómics de super héroes cargan con el gran peso de la continuidad de sus historias. Pero ¿qué tanto impacta a los lectores, qué tan importante es para los personajes?

Cómics: el enigma de la continuidad

The New 52 y All-New,All-Different Marvel

Hace cuatro años, DC Comics hizo algo que muchos habían sugerido por mucho tiempo: reiniciar todos sus cómics, borrando las historias de los personajes y orígenes en el proceso.

Con The New 52, DC canceló todos sus títulos existentes y debutó 52 series nuevas en septiembre de 2011 con nuevos primeros números que funcionaron como un ligero reboot.  En estos nuevos números el pasado de los personajes se construyo a partir de los mejores fragmentos de historias pasadas (como las adaptaciones de los personajes a otros medios).

Por ejemplo, Barry Allen se convirtió en Flash, -nadie mencionó que murió, fue reemplazado por su compañero adolescente y luego regresó de entre los muertos para retomar el manto nuevamente-. Solo era Barry Allen, el Flash; un nuevo personaje basado en uno antiguo.

Marvel nunca se animó a dar un paso tan extremo, pero con relanzamiento de “All-New, All-Different Marvel ”, todo el universo fue destruido y los personajes fueron reemplazados por versiones alternativas. Al volver a armar el universo, pudieron hacer cambios con muchos de sus personajes y autores, todos los cambios que necesitan, incluida la incorporación de Miles Morales de Brian Bendis al universo principal.

El peso de la continuidad

Cómics: el enigma de la continuidad

Sea por cuestión de estética o simplemente por deseo de control y veracidad, cuestionar el peso de la continuidad dentro de los mejores cómics abre la puerta para que los personajes literalmente no tengan que lidiar con el peso del pasado. Y eso ayuda a muchos escritores a crear historias frescas y mas a tono con los tiempos.

La idea de que la continuidad es un obstáculo para los cómics de superhéroes ganó peso en los 2000s, cuan la nueva dirección de Marvel le atribuyó todos los problemas de la editorial a que consideró a que los personajes estaban demasiado cargados por referencias históricas. De su lado muchos personajes en efecto tenían historias largas y complicadas que parecían viejos e inaccesibles para las nuevas generaciones de lectores. Pero ¿en realidad es algo que impida que los cómics atraigan a nuevos lectores?

Pero ¿afecta a los lectores?

Tomando como ejemplo a X-Men, posiblemente uno de los cómics más populares de la historia, la continuidad y complejidad de sus personajes nunca pareció ser un problema para atraer a nuevos fans.  En los 80 y 90 los mejores cómics de super héroes de gran continuidad  seguían el modelo de las telenovelas (el editor de X-Men solía repartir guiones de Days of Our Lives a sus escritores para enseñarles a escribir). Sí, la trama y los arcos tenían mucha, mucha historia detrás, pero aunque no supieras quién era quien en un cien por ciento, no era imposible engancharse con la historia.

Cómics: el enigma de la continuidad

Pero para muchos las fallas de continuidad -que surgen del cambio de autor entre serie y serie de cómics- son imperdonables. Y eso al final depende de qué tipo de persona eres al leer, y cómo interpretas las historias. 

El pasado tiene más que un peso, un valor. Las historias pasadas -aunque a veces caigan en lo ridículo o anticuado- le aporta mucho a los personajes, es mucho de lo que nos hizo enamorarnos de ellos. Además, el rol de super héroe no puede cambiar tanto: su camino es el mismo, están destinados a aprender y enseñar las mismas lecciones una y otra vez. Porque ese es el destino de los héroes. Lo que puede cambiar son sus historias. Y para contar nuevas aventuras el pasado no debería de ser un obstáculo.