estructura-de-guion

8 elementos que tienes que considerar en tu guion

Para Creadores

Si estás aprendiendo guionismo, seguro estás buscando por todos lados cuál es la estructura de un guion. ¡Obvio! Pero en este proceso de aprendizaje sobre cómo escribir un guion, te darás cuenta de que para volverte un experto en la estructura, necesitas usar tu creatividad para tener preparados algunos otros elementos básicos de la historia. 

Antes de empezar a decidir si esta escena será en interior o exterior, de desarrollar los diálogos, o de plantear las transiciones, necesitas tener la historia ordenada en tu cabeza. Y más adelante, cuando tengas estos 8 elementos básicos listos para empezar a trabajar, será el momento de adentrarte en los aspectos técnicos del guion

Así que empecemos con este conteo para que tu creatividad se ponga a trabajar y tu historia comience a tomar forma:

1. Nombra a tu proyecto

Está bien, este punto parece muy obvio y demasiado básico, pero es importante. De hecho, nombrar a tu guion podría ser difícil en la mayoría de los casos; es por esto, que debes de empezar a ponerle nombres a tu guion desde que estás desarrollando la idea. Así es, “nombres”. La mayoría de los guionistas trabajan con 5 títulos a lo largo del proceso de desarrollo antes de elegir el nombre final. 

Pero además, nombrar a tu proyecto te ayudará a sentirlo más real o formal. Te ayudará a ubicarte en ese proyecto específico cuando te pongas a pensar en él para buscar inspiración, y la personalidad, el tono y el estilo del nombre te motivará a seguir esa línea cuando comiences con el contenido. 

También pensar en un título podría ayudarte a poner tu creatividad a trabajar para salirte de ese horrible bloqueo del escritor que nos pasa a todos. 

2. Contexto 

Ten en mente un contexto general para tu historia. ¿Cuál es la hora y el lugar en el que se sitúa? ¿Estamos hablando de una fecha y momento histórico o es un apocalipsis que salió completamente de tu imaginación?

Esto es muy importante cuando desarrolles a tus personajes y obviamente también a tu trama. El contexto impacta en el tono de tu guion, además de las acciones, motivaciones e interacciones. Si no tienes claro el contexto antes de comenzar a desarrollar tu historia, no sólo podrías tener algunos errores en tu guion, sino que también podrías estar desperdiciando algún plot point o momento importante en la trama porque no tenías ese contexto en mente cuando comenzaste a escribir. 

3. Escoge un género y subgénero 

¿Va a ser una comedia? ¿Una película de horror? ¿Una comedia de terror? No puedes comenzar a escribir un guion sin saber cuál es su género y subgénero, si aplica. Esto cambiará por completo el tono de tu guion, y si tú no lo tienes claro, créeme, el público menos cuando comience a ver una comedia y termine viendo un drama sin esperarlo.

Esto no quiere decir que no puedas hacer una historia que comienza siendo muy ligera y graciosa con un giro de tuerca triste al final, hay muchas películas así con una gran estructura. Pero si no sabes desde el principio que esa es tu intención, no tendrás el control de tu historia para llevarla hacia ese final de manera que sí haga sentido. 

4. Conoce a tu protagonista (y a los personajes clave)

Lo principal para crear a un personaje bien desarrollado (es decir, que sea congruente y creíble) es que lo conozcas. La personalidad de tu personaje, sus motivaciones, su manera de ver el mundo, impactarán significativamente cada decisión y diálogo que escribas para este. 

Además, todo héroe necesita a un villano o contrincante, también a un sidekick y un mentor o guardián. ¿Qué hubiera sido de Goku sin el Maestro Roshi o Krillin? La manera más efectiva de tener en claro el desarrollo de tus personajes, es usar arquetipos. Estos te ayudarán a definir la base de cada uno de esos personajes clave. 

5. ¿Qué es lo que tu protagonista está buscando?

Toda historia tiene que comenzar con un conflicto que usualmente se antepone ante los deseos del protagonista. Si no fuera así… bueno, sería una trama muy aburrida. Pero antes de definir los obstáculos, tienes que darle una motivación. 

La motivación puede ir cambiando a lo largo de la historia, pero claro, ese cambio tiene que tener sentido con los siguientes puntos:

6. Obstáculos y conflictos

Un buen conflicto es la clave para toda historia. Necesitas una razón por la que a tu protagonista le resulte difícil lograr sus objetivos. Si tienes un personaje que está tratando de lograr algo y las cosas se interponen en su camino, se crea un conflicto. La manera en que tu personaje supera (o no) ese conflicto es lo que marca la diferencia entre una buena o mala historia. 

Los conflictos son necesarios para definir la estructura de un guion. Necesitas saber dónde estarán tus plot points y cuál será tu midpoint, así que tienes que saber dónde colocarlos. 

7. ¿Cuál es el tema (o temas)?

No estamos hablando de aventura, fantasía o comedia, ese es tu género. ¿De qué trata tu guion? ¿Cuál es el tema del que está hablando? El tema es ese mensaje “profundo” que se va desarrollando a lo largo de la historia; por ejemplo, el valor de la amistad, el amor entre padre e hijo, el costo de la avaricia… en fin. 

Siempre habrá un tema principal, así como siempre tendrás un género principal; pero esto no significa que no puedas tratar más de un tema en tu historia. Sólo piensa que si agregas demasiados temas en dos horas de película, podría ser un poco abrumador para el público. 

8. ¿Cuál es el final?

La estructura de guion depende de que sepas hacia dónde te diriges. Escucharás a muchos guionistas decir que la parte más difícil de cualquier guion es el final y hay una razón… ¡porque sí lo es! Pero si empiezas a escribir tu guion sin tener idea de tu final, sólo te estás poniendo un nivel más de complejidad que no es necesario. 

Aquí te dejamos un artículo sobre qué preguntas debes hacerte para poder terminar tu guion. Créeme, todos los guionistas se atoran cuando se trata de darle el gran final a su historia.

Ya que conoces estos puntos, ahora sí tienes la columna vertebral de tu historia, puedes comenzar a desarrollar tu guion de manera coherente. En nuestra sección para creadores encontrarás muchos otros artículos sobre la estructura de guion y otros tips para que comiences a poner tu creatividad a trabajar. Así que plántate frente a la computadora, ¡y empieza a trabajar!