fuentes de investigacion para creativos

¿Cómo mejorar mi guion? 5 procesos de investigación para creativos

Para Creadores

¿Tienes una gran idea para una serie animada, un cómic o una película y el siguiente paso es ponerlo en papel? No importa qué tipo de guion tengas en mente, la investigación siempre tendrá un papel esencial dentro del proceso creativo.

Así que para ayudarte a investigar de una forma más efectiva, te resumimos los 5 procesos de investigación que los expertos de la WGA (Writers Guild of America) recomiendan en una de sus recientes conversaciones para YouTube. 

1. Google

Quizá la fuente más obvia, pero también una de las más abrumadoras. Google tiene tanta información que es muy fácil perderse entre las opciones. Pero definitivamente es la primera fuente que consulta cualquier escritor. 

Primero piensa en el tipo de contenido que necesitas encontrar para tu trabajo. Si estás buscando estudios de narrativa y desarrollo de personajes desde una perspectiva académica, entonces es conveniente que utilices Google Académico. Pero si tienes claro los personajes que vas a desarrollar y sólo estás buscando llenar esos huecos que te hacen falta para crear personajes creíbles, asegúrate de confirmar la información con dos fuentes mínimo. 

Además, no olvides que no toda la información viene escrita. Si haces una búsqueda de videos, Google te lanzará video ensayos, conferencias académicas o entrevistas con expertos. A veces es más sencillo digerir la información en este formato y sacar tus notas. 

2. Longform

Longform es el arma secreta de los guionistas de Hollywood. No sólo tiene excelente reputación como una fuente veraz y bastante completa; es muy útil para encontrar inspiración entre la variedad de sus artículos. 

Esta página tiene mucha información, así que considera que para encontrar contenido que sea de utilidad para ti, deberás elegir la palabra clave menos generalizada que puedas. Además, por desgracia Longform sólo se encuentra en inglés. 

3. Bibliotecas

Con el internet, el acceso a la información parece infinita. Pero no deseches la idea de darte una vuelta por la biblioteca, o en su defecto, conseguir accesos a bibliotecas digitales. Una de las más famosas y que suele tener muchos convenios con universidades y empresas de todo el mundo es Jstor; sin embargo, existen otras opciones gratuitas como la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes o la Biblioteca Americana. 

Además de información mucho más confiable y académica, podrás encontrar tesis, ensayos, contenido gráfico y, en muchas bibliotecas, una sección de hemeroteca. E incluso, los que quieren escribir cómics podrían encontrar algunos clásicos en bibliotecas más completas.

Tampoco descartes la idea de crear una biblioteca propia, te aseguro que existen cientos de libros que te ayudarán a refinar tu estilo. Te recomendamos, por ejemplo, la colección Cátedra de la UNAM; podrás encontrar sus libros en librerías de México o servicios como Amazon. Esta colección tiene muchísimos libros sobre escritores, técnicas, y los fundamentos básicos y avanzados que cualquier escritor debe conocer. 

4. Aprende de los expertos

No existe una mejor fuente de información que la experiencia. Crea una lista de profesionistas con los que te gustaría hablar si estás investigando de algún tema en específico. No siempre es sencillo conseguir acceso o disponibilidad para hablar con expertos, así que es importante que sepas que quizá recibas muchas negativas. Aún así, alguien podría ayudarte y la información que te aporte será invaluable. 

Así que envía todos los correos electrónicos que puedas a todas las compañías, universidades o personas que encuentres en internet. Y si no consigues a alguien que acepte entrevistarse contigo, como mencionamos antes, recuerda que Google también ofrece conferencias, entrevistas y mucho contenido útil de personas hablando sobre sus experiencias.

5. Primero escribe

Si tienes una idea que aún no has empezado a plasmar y comienzas a buscar información, te saturarás de contenido que quizás no necesitas. Es importante que primero desarrolles (o empieces a desarrollar) tu historia con lo que sabes para que sepas exactamente cuáles son los huecos que necesitas investigar. 

No tienes que tener la novela completa para empezar a investigar, pero sí debes tener en claro a tus personajes principales, el desarrollo, conflicto y desenlace de tu historia. Lo mismo si quieres escribir cómics, basta con que escribas tus ideas y tengas tu historia organizada. 

Recuerda que cada escritor tiene su propio proceso de investigación y sus fuentes preferidas. Así que intenta un poco de todo y repite lo que te funciona. Y ya sea que apenas estés aprendiendo cómo escribir un guion, oestés haciendo el próximo gran guion o si buscas vivir de escribir cómics, siempre verifica tu información. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *