como terminar un guion

Cómo terminar tu guion: las preguntas que debes hacerte

Para Creadores

Esas personas que dicen “lo más difícil es empezar”, no saben de lo que hablan. Terminar un guion es difícil, especialmente cuando pasas por ese momento (común) de inseguridad en el que comienzas a dudar de la calidad de tu historia. ¡La lucha es real! Así que no basta con que sepas cómo escribir un guion, se necesita un poco de técnica y mucha fuerza de voluntad para terminarlo. 

Y no quiero ponerte más presión, pero piensa en todas esas películas que has visto que empiezan muy bien, se desarrollan genial y luego comienzan a irse en picada hasta que se estrellan en el final. Lo más importante de una película son esos minutos finales, porque la sensación post-película es la que hará que esta historia se quede en nuestra mente o que simplemente pase al olvido. 

Así que, el final importa… y mucho. 

Escribiendo grandes finales para películas

Los mejores finales tienen un torbellino de emociones para dejar al espectador pensando en la película. Pero también tienen que cerrar todos los elementos narrativos que se desarrollaron a lo largo de la historia. A menos de que tenga un peso narrativo, la audiencia quiere ver la explicación final a todos los problemas. 

Las películas y las series tienen una estructura de guion diferente. En cine, las historias se dividen en actos, y tienen plot points y elementos narrativos particulares. Antes de terminar con tu guion hay un par de cosas que debes considerar, como por ejemplo, ¿habrá una secuela? 

¿Habrá segunda o tercera parte? 

Aunque no lo creas, Robert Zemeckis no creía que una secuela para Volver al Futuro fuera posible; sin embargo, hizo que la escena final de la película fuera divertida y prometiera una secuela “por si acaso”. A Zemeckis le funcionó (¡pero es uno de los directores más geniales de la cultura pop!), pero seguramente este tipo de casos son muy escasos, así que de preferencia trata de cerrar el final. 

Una vez que tengas claro qué tan abierto o cerrado quieres dejar tu final, ahora pregúntate: ¿cómo impactará este final a los personajes dentro de tu historia? ¿Cómo hará sentir a la audiencia? Quieres crear emociones precisas. 

Thelma & Louise tiene uno de los finales más queridos por los cinéfilos. Callie Khouri (guionista) y Ridley Scott (director) hicieron una combinación perfecta. Khouri escribió un final bastante dramático, y es que esta es una historia demasiado complicada para terminar con un final feliz. Pero Ridley Scott quería dejar al público con un sentimiento esperanzador. 

Cómo terminar tu guion: las preguntas que debes hacerte

Finales abiertos

(Cuidado con los spoilers a continuación) ¿Pero cómo dejas una sensación de esperanza cuando tus protagonistas están cometiendo suicidio? Scott y Khouri lo resolvieron de dos maneras: con diálogos que expresan cierta filosofía por ser libre aunque te cueste la vida, y un fade a blancos. Visualmente, el fade a blancos deja al público con una imagen de paz. 

Algo que te ayudará a decidir el final de tus personajes, es tener en claro cómo los estás construyendo. Para esto puedes utilizar los arquetipos, moldes que ayudarán a desarrollar las personalidades de tus personajes, y por supuesto, a encontrarles un final que tenga sentido. Si quieres dejar a tu audiencia con un sentimiento de satisfacción, no quieres hacer que el villano gane, por ejemplo. 

Claro que es posible dejar un final ambigüo que deje al espectador pensando. Pero hacer esto no es nada fácil. Por ejemplo, Inception o Life of Pi, estas dos películas concluyen con una pregunta que no resuelve el escritor, tiene que resolverla el público: ¿qué es real y qué es mentira? 

Un error muy común entre los escritores novatos, es dejar varios finales. Es decir, querer mostrar en pantalla el final que tiene cada personaje. Esto puede ser muy cansado para el público, así que trata de limitar el número de finales sino quieres tener una de esas películas que parece que nunca va a terminar. 

Escribiendo grandes finales para episodios piloto

Mientras escribes tu guion para el episodio piloto, contesta lo más importante de tu historia: ¿Cuál es la gran pregunta que hace esta serie y que puede seguir haciendo durante varias temporadas?

Terminar un episodio para la televisión es muy distinto a terminar una película; debes saber cómo escribir un guion para serie y conocer las diferencias con el formato para cine. Para empezar porque es necesario que, como escritor de televisión, conozcas y domines un plot device básico: el cliffhanger

El consejo general sería: asegúrate de que haya un objetivo tangible en tu piloto, pero que quede abierto un objetivo intangible. 

Tu historia debe ser clara

Tienes que dejar a tu público queriendo más, y a diferencia de una película, es importante que queden varios problemas aún sin resolver. Pero cuidado con esto… muchos escritores cometen el error de dejar para su yo futuro el pensar en una conclusión para estos problemas. Antes de desarrollar cualquier tipo de trama, tienes que tener al menos una idea de cómo van a terminar, sino quieres estar sufriendo más adelante por cuadrar todo. 

Y el tema de los arquetipos es quizá más importante en una serie que en una película, porque quieres que el público se identifique y se emocione por ver a tus personajes por un largo periodo de tiempo. ¡Tienen que emocionarse por ver a los protagonistas cada semana! 

Cómo terminar tu guion: las preguntas que debes hacerte

Intenta mantener un balance

Y cuando una persona se enamora así de un personaje, tienes que darle el final que se merece, no importa que sea villano o héroe. Por ejemplo, Cersei de Game of Thrones, una de las villanas más odiadas de la televisión de fantasía. El público odio su muerte porque fue un personaje que generó el odio de todos durante 8 temporadas… y su final fue demasiado rápido y simple. 

Pero veamos el final del episodio piloto de otra serie genial de las últimas décadas: Breaking Bad. No te preocupes, no diremos muchos spoilers, pero el primer episodio nos presenta a un protagonista infeliz y frustrado. Y en los últimos minutos del episodio, lo vemos completamente transformado en un criminal y saliéndose con la suya. Walter simplemente regresa a cenar a su casa con su esposa e hijo, y sabemos que la sensación de ser una persona peligrosa, lo impulsará a seguir muchos otros episodios. 

Sé fiel a tus personajes

Aquí se responde una pregunta pequeña: ¿cómo pagará Walter por su tratamiento para el cáncer? Tenemos una motivación, un elemento narrativo que hace que la historia avance y sabemos la respuesta. 

Pero existe una duda mucho más grande que es la que desarrolla el resto de la historia: ¿Se saldrá con la suya? ¿Podrá vencer el cáncer y evitar ser atrapado?

Un gran final le da a tu público una emoción que generalmente está ligada a la misma que sienten tus personajes. Así que tómate tu tiempo, haz los rituales necesarios para inspirarte y sientate a escribir. Si tienes el temido “bloqueo del escritor”, te recomendamos este artículo para que no sea un problema a la hora de escribir tu final. 

También pásate por nuestra sección para creadores, en donde podrás encontrar consejos técnicos y creativos sobre cómo escribir un guion y todos los elementos narrativos necesarios para construir tu historia.