qué hace a un antiheroe

¿Cuál es la diferencia entre un héroe y un antihéroe?

Para Creadores

Deadpool, Wolverine, Punisher, los antihéroes siempre han sido una figura inmensamente popular. Desde los tiempos en que Clint Eastwood interpreta a su eterno vaquero, la figura del antihéroe siempre ha llamado la atención de las audiencias. 

La pregunta es, ¿qué hace exactamente a un antihéroe? Ya que su definición está en oposición de un primer concepto, tenemos que empezar respondiendo ¿qué hace a un héroe? 

¿Qué es un héroe?

Aunque puede tener mil caras, la definición más clásica y amplia de un héroe es la de alguien que se dedica a ayudar a otros de manera desinteresada. Un héroe representa las mejores virtudes de la sociedad que habita, es alguien aspiracional que representa la versión ideal de los habitantes de una sociedad o comunidad. Es importante recalcar que lo que hace a un héroe en una sociedad lo puede hacer un villano en otra, la posición de “héroe” depende de los valores que tenga esa sociedad.

Tomando un ejemplo extremo para ilustrar el punto, un Yihadista que se hace explotar a sí mismo para matar infieles en una guerra santa es un héroe para sus colegas, pero claramente un villano para quienes son víctimas de su ataque. Un civil americano puede considerar a las tropas en Afganistán como héroes que pelean por la democracia, pero para el civil Afgano esas mismas tropas son villanos. Por algo Superman representa(ba) “La verdad, la justicia y el modo Americano”. 

¿Qué hace a un antihéroe?

Ahora sí, regresemos a nuestra pregunta original, ¿qué hace a un antihéroe? El antihéroe habita un espacio muy pequeño entre la villanía y el heroísmo, no es ni un villano ni un héroe. 

Al igual que el héroe, el antihéroe lucha por causas justas pero hay dos diferencias principales; número uno, las motivaciones del antihéroe tienden a ser más ambiguas y egoístas. Sí, él va a hacer el bien pero solo cuando las fuerzas antagonistas lo comiencen a afectar de manera directa o tal vez solo acepte ayudar a la sociedad por dinero.

El rol de la moral

La segunda gran diferencia está en sus métodos. Para llevar a cabo sus tareas, el héroe utiliza métodos aprobados por la sociedad, elimina a la fuerza antagonista de la manera que la sociedad considera “correcta”. 

Por otro lado, el antihéroe elimina a la fuerza antagonista usando métodos no aprobados por la sociedad. El antihéroe comparte los valores de la sociedad, es por ello que no cae en la villanía, pero es capaz de usar los métodos de los villanos para defender esos valores.  

El ejemplo más usado en la cultura popular es el del héroe que no mata y el antihéroe que mata y tortura. Es por ello que aunque busquen los mismos objetivos, el héroe normalmente se interpone entre el antihéroe y sus objetivos para decirle “así no”. Un gran ejemplo de la historia reciente es el arco de Punisher dentro de la segunda temporada de la serie de Daredevil. 

El héroe cree en los valores de la sociedad y cree en los sistemas que rigen a la sociedad, por eso se apega a sus métodos. El antihéroe cree en los valores de la sociedad pero ha dejado de confiar en los sistemas de la sociedad y por eso no procesa a la fuerza antagonista a través de esos sistemas. 

Por lo mismo hay ciertos clichés que vemos en la figura del antihéroe. Es común que este tenga un pasado heroico dentro de la sociedad pero se rehusó a cambiar con la sociedad. El vaquero vigilante que protegía al pueblo antes de que llegara la ley, el soldado que fue incapaz de adaptarse a un mundo sin guerra, etc. 

Una figura marginada

Es muy común ver al antihéroe vivir al margen de la sociedad. Aunque cree en los valores de la sociedad, se siente incómodo con la forma que la sociedad ha tomado y la sociedad se siente incómoda con él. 

En casos desesperados a veces la sociedad va a pedirle ayuda al antihéroe, pues la sociedad de nuevo requiere de sus métodos para eliminar a una fuerza antagonista, pero cumplido su objetivo la sociedad tiende a exiliar al antihéroe o este se auto exilia de nuevo; como el clásico vaquero cabalgando hacia el ocaso después de salvar al pueblo.

En estos casos el antihéroe es un chivo expiatorio; alguien que la sociedad necesita para regresar a su status quo pero que por sus métodos debe de pagar el costo de ser excluido de la sociedad que protege, hasta que lo necesiten de nuevo.

El héroe representa lo mejor de la sociedad, cree en sus valores y en sus sistemas. El antihéroe cree en los valores de la sociedad pero no en sus sistemas y es capaz de usar los métodos de los villanos para proteger a la sociedad. Tiende a representar un pasado oscuro de la sociedad y por lo mismo ni él ni la sociedad se sienten cómodas el uno con el otro.

En los ciclos culturales es normal que los héroes tengan un alza en popularidad cuando la gente se siente conforme con el status quo y que los antihéroes surjan en popularidad cuando la sociedad se percibe rota o descompuesta. 

Si quieres saber mas sobre como escribir personajes fascinantes puedes tomar el curso que cree sobre el tema en Platzi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.